Coronavirus: antes, ahora y después

Escrito por Xavi Planells

31 marzo, 2020
  • Teníamos pendiente contarte qué está pasando con nosotros durante el confinamiento. Spoiler: nada en especial (aunque debería)

Diciembre: Se documentan en China los primeros casos de infección por coronavirus (permíteme que me ahorre la terminología técnica). De momento, son casos de neumonía grave de origen desconocido. Le prestamos poca atención

Enero: Se confirma el brote de coronavirus. Se toman las primeras medidas en China y el sudeste asiático. Nuestro nivel de atención crece, al empezar a aparecer en las noticias. Eso a principio de mes, porque el día 31 ya hay un caso en España.

Febrero: Seguimos haciendo vida normal, pero la alarma ya ha saltado. Se dan los primeros casos de fallecimiento por coronavirus en España. El primer de ellos, falleció el 13 de febrero en Valencia. El 14 de febrero, nosotros nos pasamos la mañana (literalmente) en la notaría, bastante llena de gente. El día 19, se juega el partido entre la Atalanta y el Valencia CF en el estadio de San Siro en Milán. Igual esos días fueron una especie de punto de inflexión, donde se da a la vez un 100% de actividad humana y la explosión del brote. No quiero dar datos propios de un profesional epidemiólogo, porque al contrario que tu cuñado preferido, no lo soy. Pero con perspectiva, se aprecian muy bien las reacciones de la sociedad.

Marzo: este mes, paulatinamente, se paraliza todo, como ya sabrás. Espero que lo sepas, de hecho, que las multas pican.

Esta cronología es un esbozo rápido de lo que ha pasado en los últimos tres o cuatro meses. E insisto, no quiero aportar datos científicos, sino dar un poco de contexto temporal a este post. Porque fue justo en diciembre cuando terminó nuestra fase de “pre-lanzamiento”. Nuestro objetivo era empezar una campaña de lanzamiento de la marca alrededor de febrero-marzo, coincidiendo con el inicio de un proyecto muy importante para nosotros. La fecha definitiva prevista para esto era ayer, día 30 de marzo. La preparación de la campaña, lógicamente, quedó alterada. Quedaba raro empezar algo tan bonito e ilusionante para nosotros, porque iba a compartir tiempo y espacio con los múltiples comunicados de empresas anunciando el cierre de puertas, consejos para lavarse las manos e historietas de confinamiento. Igual me meto en un jardín si digo que igual nos estamos pasando, que la técnica del lavado de manos es difícilmente mejorable a estas alturas, que nos importa poco la vida en su casa de gente que ya nos parece aburrida cuando está trabajando, y que ya sabemos que todo está cerrado, por desgracia. Pero hacer una campaña de lanzamiento ahora no sería meterse en un jardín, sino más bien un manglar (con pirañas).

Con todo esto, hemos decidido dos cosas. En primer lugar, intentar mantener cierta normalidad. Vale, es absolutamente imposible, pero creemos que todos los esfuerzos tienen que tender a imitar la vida normal en la medida de lo posible. Nosotros estamos trabajando al 100% en todo lo que no requiera presencia física. Eso significa que estamos a tu disposición para cualquier consulta que tengas.

Lo segundo es que, con este afán de imitar la normalidad, vamos a volver a usar los canales normales para contar cosas. Nuestra revista volverá a funcionar, y las redes sociales se irán poniendo en marcha de forma paulatina. Incluso es probable que antes del fin del encierro, hayamos estrenado un leve rediseño de la web. Cambiamos campaña de lanzamiento por campaña de existir.

Pero todo lo anterior no es importante. Lo importante es qué va a pasar después. El panorama es poco alentador y estamos escuchando una buena cantidad de mensajes apocalípticos. El golpe está siendo fuerte. Pero recuerda: tuvimos un golpe muy fuerte en el año 2008. La sociedad, por lo menos aquí, cambió mucho. Pasamos de la -falsa- opulencia generalizada a vivir en un continuo estado de crisis y precariedad, y eso sin entrar en los grandes acontecimientos sociales de los últimos 10 años. No somos los mismos que antes de 2008. El problema es que en muchas cosas no hemos cambiado para bien. Y la pregunta es: ¿lo haremos ahora? En Atelier Jōm pensamos que este parón forzado tiene que servir para plantearnos muchas cosas. Pero en un sentido positivo. No vamos a repartir flores y unicornios, porque sabemos que es un momento duro para muchos (y nosotros no estamos exentos), pero hemos decidido aprovechar esto para mejorar. Estamos viviendo un reseteo forzado y duro, pero para bien o para mal, es un reseteo, y puede ser una oportunidad (para todos, no solo para los oportunistas) que difícilmente tendremos de nuevo.

Para terminar, tanto si estás leyendo esto como si no, queremos desearte que este trance sea lo más llevadero posible, y pedirte que te cuides, pero sobre todo, que te quedes en casa.

Estamos a tu disposición en los canales habituales. Si tienes cualquier consulta, puedes hacerla en info@atelierjom.com, en el 963210760, en el 678694133 (Whatsapp), en Telegram o en el formulario de nuestra web.

También te puede interesar esto…

Urbanismo y coronavirus

Urbanismo y coronavirus

Pensemos si con nuestro modelo urbanístico, hemos puesto las cosas fáciles o difíciles a la expansión del...

leer más

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Oportunidad y oportunismo | Atelier Jōm - […] estamos viviendo nos ha puesto en muchos aspectos delante del espejo como sociedad. Como decíamos hace un par de…
  2. ¿Es buen momento para vender tu casa? | Atelier Jōm - […] desde el futuro, justo hoy empezaba la fase 1 de la desescalada de las medidas de lucha contra el…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest