Michael Sorkin (1948-2020)

Escrito por Xavi Planells

3 abril, 2020
  • La semana pasada tuvimos conocimiento de la pérdida del arquitecto, urbanista, teórico, docente y escritor, Michael Sorkin, relacionada con el Covid19
  • Su trabajo centró es la dimensión social de la arquitectura y fue de los pioneros en plantear cuestiones de sostenibilidad en sus proyectos.
  • Criticó que la arquitectura fuera excluyente y sirviera para hacer ostentación por delante de otras funciones.

La semana pasada tuvimos noticia del fallecimiento de Michael Sorkin (Washington 1948​-Nueva York 2020), por enfermedad asociada al coronavirus. En esta revista tenemos costumbre de acercar a los profanos a arquitectos más o menos conocidos, sin un enfoque excesivamente técnico. Entendemos que una persona ajena al mundo de la arquitectura, en su archivo mental siempre lleva una obra célebre del arquitecto grapada a su nombre. Pues quizá en el caso de Sorkin va a ser difícil.

Voy a emplear un símil para explicar de forma sencilla su figura. Pensemos en un economista, en su trabajo. Normalmente conocemos como economistas a los que fundamentalmente se mueven en el plano teórico. Los que son economistas de formación pero trabajan por ejemplo como consultores o gestores de patrimonio, aplicando sus conocimientos, los conocemos como consultores o gestores de patrimonio. El caso de los arquitectos es opuesto, porque solo conocemos como arquitecto al que construye. Quédate en el plano teórico y te llamarán teórico, enseña y te llamarán profesor, dedícate al urbanismo y serás urbanista (bueno, aquí sí que se les llama arquitectos urbanistas). Pues todo esto y algo más hizo Michael Sorkin. Pero sí, era arquitecto.

Michael Sorkin

No es nuestro objetivo hacer una biografía exhaustiva de Sorkin, porque hay cientos de artículos al alcance estos días (aquí tienes un buen ejemplo). Más bien nos gustaría destacar ciertos aspectos importantes. El primero de ellos es la dimensión social de la arquitectura. Fue pionero (o uno de ellos) en plantear cuestiones de sostenibilidad en sus proyectos, y criticó que la arquitectura fuera excluyente y sirviera para hacer ostentación por delante de otras funciones. Además se enfrentó a los arquitectos estrella que proyectaban en la ciudad de Nueva York.

Fue, por ejemplo, un detractor de los rascacielos in the american way. Hagamos un alto aquí, porque es un tema más complejo de lo que parece a priori. ¿Son los rascacielos sostenibles? Si miramos el modelo de Benidorm (sin pensar en que está concebida para uso vacacional), la respuesta puede ser sí. Si nos vamos a Nueva York, posiblemente no. Pero más que dar una respuesta basada en la intuición, hay que tener en cuenta que la sostenibilidad tiene muchas variables y vertientes. Hay una que no es tan obvia como la ambiental o la de la eficiencia, pero que quizás sea igual de importante: la sostenibilidad social. No dejemos de pensar que en los edificios y barrios viven y trabajan personas, y que la función de las edificaciones debería de estar supeditada a nuestro bienestar. No tiene mucho sentido construir basándose en la ostentación y la estética para luego adaptarse a habitar lo construido, más bien hay que poner el urbanismo al servicio de los usuarios. A grandes rasgos, esta era la base teórica de Sorkin. Y para ello, no había mejor manera que hacer participar a los habitantes de las ciudades en su formación. No se trata de promover una participación del tipo “me gusta o no” o “me viene bien o no”, sino de expandir la consciencia de la ciudadanía (por extensión, también de los dirigentes) sobre cómo han de formarse las ciudades, a base de continua investigación. Podemos llamar a esto “saber lo que nos conviene”, que realmente es útil para todo en la vida, y no solo en el urbanismo.

Michael Sorkin

Abundando en ello, Michael Sorkin fue presidente de Terreform, una organización sin ánimo de lucro que “investiga las formas, políticas, tecnologías y prácticas que dan como resultado ciudades igualitarias, sostenibles y bellas”.  Además, fundó su propio estudio, que tenía dos sucursales en China, donde pudo realizar varios proyectos de urbanismo. Muchos de ellos, como decíamos antes, quedaron en el plano teórico, pero cada trabajo del estudio fue relevante en la medida que sirvió de influencia para reforzar las posiciones más sociales de la arquitectura.

Si Sorkin hubiese nacido ahora, posiblemente habría vivido un futuro más acorde con su visión. Aunque si hubiese nacido ahora, nos habría faltado un Sorkin que hubiera hecho avanzar a la arquitectura y el urbanismo en esa dirección.

Michael Sorkin

También te puede interesar esto…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest