Tópicos sobre los valencianos que ya toca desmontar

Escrito por Almudena Ortuño

15 enero, 2020

Dicen que somos amantes del fuego. Que nos gusta el ruido. Dicen que siempre estamos de fiesta. Y que saltamos de la discoteca a la paella. Dicen, dicen, dicen…

A los valencianos nos gusta presumir de serlo, y por eso, Atelier Jōm siempre se ha definido como una empresa de la ciudad en la que nació. La misma en la que rastreamos casas, y también personas, porque las raíces siempre estiran. Sin embargo, a los de fuera no les despierta tanta simpatía el gentilicio, tal vez por todas las cosas que creen saber de nosotros. Y en realidad no saben.

Es el momento de terminar con los prejuicios. Esos que nunca han tenido demasiado sentido, pero menos ahora, que vivimos en un mundo globalizado. Ni todos los vascos son brutos, ni todos los madrileños son chulos. Los valencianos no renunciamos a nuestras singularidades y costumbres, porque nos encanta alardear de mar, de fuego y de tierra. Pero conviene desquitarse de leyendas.

Porque la corrupción nos ha caído como un lastre, y de nuestra intimidad con el arroz solo podemos hablar nosotros. Dejad que os contemos cómo somos de verdad. No vamos a dárnoslas de guays (aunque lo seamos), pero caerán unos cuantos tópicos.

Los valencianos son tetes

Han hecho mucho daño programas televisivos como Gandia Shore. El famoso episodio de Callejeros sobre la juventud discotequera y el ‘pim, pam, toma lacasitos’. Por no hablar de Rafa Mora. Que no, que no; que no nos representan. Hay una València de silicona y músculos, eso es verdad, pero aunque su exposición mediática sea mayoritaria, no se corresponde con su tasa demográfica. Así que, tranquilo: podrás pasear por las calles de València sin que nadie te diga ‘tete’ ni te grite ‘nano’.

Los valencianos solamente comen paella

Una aclaración necesaria: no todos los ‘arroces con cosas’ son paella. Más allá de la reivindicación talibán sobre los ingredientes de este plato, nos estamos refiriendo a que para nosotros ‘comer paella’ tiene un significado particular. No es hacer arroz en casa. Es juntarse con los amigos y la familia, echar el domingo entre preparación y comida, disfrutar de la larga sobremesa y hacer una celebración de la vida. Y para esto, también nos sirven otras recetas emblemáticas, pero quizá menos conocidas, como la titaina, el all i pebre, las cocas (dulces y saldas) y hasta los buñuelos de calabaza (si hay chocolate).

Los valencianos son unos corruptos

Antes de llevarnos las manos a la cabeza, hagamos memoria. Gürtel, Caso Emarsa, Fitur, Fórmula 1, Brugal, Caso Imelsa, pitufeo, Nóos, Carlos Fabra, Caso Ivam… ¿Hace falta seguir? Por mucho que nos duela, todos estos nombres han quedado ligados a la imagen de València, donde se ha dado un número de operaciones de corrupción sin precedentes. Y como a los políticos los elegimos nosotros, a apechugar. Otra cosa es que recordemos que no todos estábamos de acuerdo, que el pueblo ha sido el mayor perjudicado, que la lección ha quedado aprendida y que existe voluntad de enmienda.

Tópicos valencianos


Los valencianos le pegan fuego a todo

De verdad… Menuda frase. ¿Cuántas veces la has escuchado de boca de tus amigos, compañeros y parientes lejanos, procedentes de otras regiones, y en relación a las Fallas? «Pero si son tan bonitas, ¿por qué las quemáis?»; se preguntan todos. Esto implica no entender absolutamente nada de la fiesta, que en realidad es un espectáculo del fuego y de la pólvora, dos elementos que amamos por cuanto tienen de poderosos y purificadores. Si no quemamos las Fallas, no podemos hacer otras nuevas; si no rompes con tu ex, no podrás tener una relación futura. La vida va de cerrar etapas y abrir nuevos caminos.

Los valencianos son meninfots (pasotas)

Para llegar a este tópico, hay que tener un grado de valencianía avanzada. El término meninfot no tiene traducción al castellano, pero viene a significar algo así como sentir indiferencia por lo propio y lo que sucede a tu alrededor. Un ‘me la suda’ en toda regla. Y entonces el Gobierno de Madrid nos infrafinancia, porque no estamos tan peleones como otros y dudamos sobre si nos lo merecemos. Por suerte, parece una costumbre en declive entre las nuevas generaciones, que sí se han demostrado su cólera ante amenazas ciudadanas, desde los derribos del Cabanyal a la polémica por el moño único de las falleras.

Los valencianos hablan valenciano

¡Meeec! Si vas por València capital, cabe la posibilidad que no escuches ni pizca. Ahora bien, es un patrimonio cultural por el que merece la pena luchar, que queremos y cuidamos. Prácticamente todos los valencianos conocemos la lengua oficial, obligatoria en las escuelas y la Administración, pero a veces solo la sacamos relucir en los momentos más sentimentales. Por ejemplo, cuando hablamos con nuestros abuelos. Bien distinto es el vocabulario urbano, plagado de términos que creemos comunes, pero que en realidad son muy nuestros. Aquello del ‘xoparse’, del ‘empastre’ y del ‘camal’.

Tópicos valencianos


Los valencianos somos provincianos

Queridos madrileños, hay un mundo más allá de vosotros. En serio que sí.

Los valencianos siempre tienen buen tiempo

Si has pronunciado esta frase, es que nunca has visitado València en Fallas. El tiempo de mediados de marzo tiene su propia idiosincrasia: sol mañanero, de gafas y maga corta; frío nocturno, pero mortal y hasta los huesos. La humedad es una de las características de nuestra ciudad, por lo que su sensación térmica con cinco grados sigue siendo mucho más temible que en las ciudades interiores. Y como no estamos acostumbrados a la lluvia, cuando hay tormenta, nos inundamos a la mínima. Deja a un lado la imagen de Benidorm en agosto, que eso nos pilla algo retirado: aquí la rasca es la rasca.

València es un paraíso, eso es cierto, pero hasta en el paraíso tenemos nuestras cosas.

También te puede interesar esto…

Urbanismo y coronavirus

Urbanismo y coronavirus

Pensemos si con nuestro modelo urbanístico, hemos puesto las cosas fáciles o difíciles a la expansión del...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest